¡Ya se encuentra disponible la cuarta edición de la revista Gobernanza Social!

Uso y abuso de las mociones de vacancia en el Perú
Tres de los cuatro presidentes destituidos por el proceso de vacancia han gobernado el país en los últimos 25 años: Alberto Fujimori, Martín Vizcarra y Pedro Castillo.

Nicole Zavala Prado

05 Oct 23
Hola

En los últimos años, las mociones de vacancia han sido utilizadas de manera inusual, generando inestabilidad política y cuestionamientos sobre su legitimidad. (Foto: Agencia Andina)

A mediados de octubre pasado, se presentó y archivó una nueva moción de vacancia promovida por el Congreso, esta vez en contra de la presidenta Dina Boluarte como respuesta a su viaje a Europa avalado por la polémica ley que permite que despache de manera remota, la misma que se aprobó en junio del presente año. Sin embargo, este es uno de los muchos casos en los que se ha presentado una moción de vacancia para remover al presidente de curso en los últimos años.

Se podría decir que la tendencia a promover más frecuentemente las mociones de vacancia inicia durante el período en el que Pedro Pablo Kuczynski ejerció como presidente, cuando recibió una que fue rechazada en diciembre de 2017 y otra que no llegó a aprobarse debido a la renuncia del entonces presidente antes de su debate y bastante probable aprobación.

Desde ese punto, Martín Vizcarra, Pedro Castillo y Dina Boluarte también han tenido que enfrentar estas mociones de vacancia, logrando la salida de los dos primeros como resultado de estas. En ambos casos, se declaró la permanente incapacidad moral de los mandatarios, que se suman a la misma razón por la que el expresidente Alberto Fujimori también fue vacado, luego de renunciar desde Japón a la presidencia de la República, en el año 2000.

Es interesante ver cómo de los únicos cuatro presidentes que han sido destituidos mediante este proceso, tres han ejercido el cargo en los últimos 25 años haciendo que, más allá de las propias razones por las que se produjeron, han vuelto a la vacancia un tema controversial, generando gran debate; por esta razón este tema es puesto en la agenda pública cada vez que existen enfrentamientos entre palacio de gobierno y el Congreso.

Si revisamos con detenimiento las votaciones que cada moción ha recibido, puede llegar a interpretarse que es más un tema de percepción política y subjetiva que una situación objetiva o legalista, ya que las votaciones se realizan por bloques, principalmente opositores al gobierno de turno, a excepción de los casos en que se aprobó por decisión unánime.

Cada vez es son más claras las evidencias que cuando los partidos políticos no logran tener una mayoría absoluta en el Congreso no cuentan con miembros políticos con capacidad de lograr acuerdos y, al no alcanzar consensos, afectan gravemente la gobernabilidad, orientando todos los esfuerzos en “sobrevivir”, distrayendo la atención de temas que podrían ser más importantes para la población. No es un dato menor, pero deberíamos saber que, en nuestro país en promedio, se ha enfrentado al menos una moción de vacancia por año.

Más allá de algunas razones que pueden estar muy bien fundamentadas, se debe buscar el diálogo y el alcance de acuerdos entre Ejecutivo y Legislativo en pro de las reales necesidades de la población, las mismas que son relegadas a un segundo plano por resolver pugnas políticas y dar espacio al enfrentamiento entre los cada vez más impopulares políticos de nuestro país.

Votación por la vacancia de Pedro Castillo Terrones alcanzó 76 votos a favor (Foto: El Peruano)

Lee también

¿No encontraste lo que buscabas?